18 ene. 2016

Escenarios futuros del libro electrónico en bibliotecas

Se reconoce que los libros electrónicos tendrán un alto potencial en el futuro. En este momento estamos en una fase inicial en la que el libro electrónico imita a su referente más inmediato por lo podemos hablar de e-incunables, pero las líneas futuras apuntan hacia dispositivos multimedia que integren otros formatos como imágenes multimedia, simulaciones, sonido, animación, video y lenguaje de marcado, realidad aumentada, geo aplicaciones, lo que les proporcionará un mayor potencial que favorecerá las nuevas formas de aprendizaje. Por otra parte las tecnologías de la información juegan, cada vez más, un papel preponderante en todos los ámbitos. Según todos los análisis de tendencias (CA Technologies, Gartner, McAfee, Cisco, Forrester 2011), las tecnologías con mayor proyección de futuro son las que posibilitan la portabilidad y movilidad, por lo que dadas sus características, el libro electrónico estaría entre ellas, ya que permite ser leído tanto en un ordenador, un eReader o cualquier otro dispositivo móvil como iPhone, iPad, PDA o Blackberry. Estas tecnologías flexibilizan y favorecen las posibilidades de aprendizaje, la personalización de las experiencias del usuario y, por supuesto, rentabilizan mejor el tiempo dedicado a la formación. Una de las prioridades de las bibliotecas universitarias es crear entornos de aprendizaje que apoyen las actividades de enseñanza e investigación. En estos nuevos entornos es fundamental desarrollar servicios de acceso a materiales electrónicos. Todo lo referente a la gestión de contenidos electrónicos en las bibliotecas ha visto consolidadas las iniciativas y productos que se introdujeron en 2011 y 2012(Roncevic 2013).
  • Nuevas alianzas entre los editores y vendedores
  • Tuvieron lugar más fusiones entre editoriales
  • Las iniciativas de acceso abierto no mostraron signos de desaceleración
  • Los avances tecnológicos emergentes continuaron avanzando hacia límites que parecían poco posibles sólo un año antes
  • La industria editorial se enfrenta al reto de repensar sus propias expectativas acerca de los entornos de bibliotecas digitales.
Aquí se muestran algunas conclusiones acerca de las tendencias contenidos digitales en bibliotecas que pudieran dominar en los próximos años:
La auto-publicación sigue creciendo – De acuerdo con un análisis reciente de los datos del ISBN de EE.UU., elaborado por Bowker, el número de libros de auto-publicado en 2012 alcanzó de más de 391.000 títulos, lo que supone un aumento del 59% respecto a 2011; y un 422 por ciento más que en 2007. Ya los libros electrónicos autopublicados representan el 40 por ciento de los ISBN que se asignaron en 2012, frente a sólo el 11 por ciento en 2007. Smashwords (Smashwords 2013) realizó un estudio en 2013 para analizar los datos de ventas de libros autoeditados y también dio a conocer sus resultados clave en un esfuerzo para ayudar a los autores y editores a vender más libros electrónicos. Los principales actores en el sistema de autopublicación son: Author Solutions (47,094 títulos publicados, ahora propiedad de Penguin), Smashwords (40,608) y Lulu (38,005). El informe no menciona a Blurb, que afirma que en los últimos 18 meses 575,000 habían utilizado sus servicios de autopublicación. En España varias empresas como Cream Ebooks están desarrollando interesantes plataformas de autopublicación y sin duda será una tendencia que ira cobrando fuerza entre los autores a medida que las herramientas se vayan consolidando. Además esta empresa tiene un interesante sistema de promoción que es el pago social, es decir el libro se descarga gratis, pero a cambio de promocionar la obra en las redes sociales. Las bibliotecas han empezado a reconocer este hecho y están empezando a hacer cambios en sus procedimientos de compra y presupuestos, para que puedan disponer de  más libros electrónicos autopublicados para reflejar mejor las realidades del público lector. Los autores que deciden publicar sin la mediación de una editorial están produciendo libros relevantes que vale la pena leer, libros que tienen un importante impacto en nuestra cultura, en los individuos, y en las editoriales. Este es un cambio significativo y tiene consecuencias sobre los servicios de selección y lectura de las bibliotecas. Los bibliotecarios en el pasado no se han molestado mucho en considerar la inclusión de libros autopublicados porque muchos de esos títulos eran de baja calidad o volúmenes de “vanidad” con poca significación cultural. Pero ahora, los títulos de libros electrónicos de autopublicación se están convirtiendo en una parte importante de nuestra literatura contemporánea y tienen que estar en las bibliotecas. Si las bibliotecas de hoy en día quieren cumplir con sus misiones de garantizar la conservación y transmisión de la sociedad del conocimiento, la historia y la cultura, entonces deben tener en cuenta la adquisición de libros electrónicos autopublicados para ponerlos a disposición de sus lectores.

Articulo completo en:  Universo Abierto


Publicar un comentario en la entrada