4 ago. 2015

Las bibliotecas universitarias y la web 2.0


La aplicación de herramientas de la web social para ofrecer servicios en las bibliotecas es un área que ha despertado el interés de investigadores en los últimos años en todo el mundo. Si bien existen diversos estudios que describen cómo se desarrolló un plan de para adoptar estos medios sociales en determinada biblioteca, que evalúan cuántas bibliotecas utilizan estos servicios, qué tan a favor están los profesionales de la información o que investigan el estado de la web social en las bibliotecas de un país (Ayu y Abrizah 2011; Linh 2008; Bosque, Leif, y Skarl 2012; Thanuskodi 2013; Tripathi y Kumar 2010; González y Redondo 2012; De-Volder, González-Terán, y Gutiérrez 2012; Garcia-Rivadulla 2010), son pocos los que investigan la percepción y uso de estos servicios por parte de los usuarios.
Identificar cómo usan las personas estas herramientas, cómo conviven sus intereses profesionales y personales, y si realmente están a favor de mezclar ambos en un servicio 2.0, son áreas todavía poco investigadas. Aún menos investigada es la percepción de los usuarios de las bibliotecas universitarias sobre el uso y valor de estos servicios. En algunos casos se habla del éxito de algún servicio de una biblioteca brindado a través de estos canales, pero no se hace referencia a cómo se mide ese éxito, ni a la cantidad de personas que usan dicho servicio. Cuando sí aparece mencionada la cantidad de usuarios, ésta no parece significativa en comparación al esfuerzo realizado por la biblioteca para crear y mantener estos servicios y en comparación a la comunidad total de usuarios reales y potenciales de esa biblioteca. En resumen, se carece de evidencia empírica, cuantitativa y cualitativa, que avale la efectividad de estos servicios (Dickson y Holley 2010).
Otro tipo de estudios que investigan el uso de la web social en las bibliotecas se centran en servicios de redes sociales como Facebook o sistemas de microblogging, como el caso de Twitter, por ser dos de las herramientas más utilizadas a nivel mundial. Según Ruppel y Vecchione, los estudiantes universitarios valoran el tener a su alcance servicios de gran calidad, rápidos, convenientes y personalizados, sin importar cuál sea el medio a través del que se brinden (Ruppel y Vecchione 2012).
En un estudio realizado en el 2002 se cita la conveniencia, así como la rapidez y el anonimato, como razones fundamentales para utilizar un servicio de la biblioteca en la web social. Cuando el usuario interactua con el bibliotecólogo/bibliotecario a través de un servicio en línea (chat o SMS) muchos asumen, al no ver al profesional en persona, que éste era amigable, con el conocimiento necesario para responder su consulta y que no estaba ocupado, lo cual los incentivaba a usar esta opción más que la visita en persona (Ruppel y Condit Fagan 2002). En un seguimiento realizado en 2012, se agregó la posibilidad de “multitasking”, como razón de uso. Los usuarios veían como una ventaja el poder realizar otras tareas en línea mientras chateaban con el personal de la biblioteca, cosa que no sería posible si se encontraran hablando en persona. A esta ventaja se le suma también el crecimiento del uso de Internet a través de dispositivos móviles. El estudio concluía que agregar servicios sociales, como la referencia a través de chat, contribuye a mejorar el éxito académico ya que poseen la flexibilidad que necesita un investigador o estudiante y presentan una comunicación robusta que es clave para que estos servicios prosperen (Ruppel y Vecchione 2012).
Esto es relevante ya que una de las tendencias mundiales con las que las bibliotecas deberán trabajar y, en gran parte, ya lo están haciendo, es con el auge de las tecnologías móviles. En todo el mundo los teléfonos celulares (móviles) son un medio de comunicación esencial, por lo que uno de los desafíos que deberán enfrentar las bibliotecas es desarrollar aplicaciones accesibles desde ese tipo de dispositivos (Click y Petit 2010). Como citábamos anteriormente, los estudiantes hacen énfasis en la conveniencia a la hora de buscar información como factor decisivo para elegir qué servicios usar (ACRL Research Planning y Review Committee 2012), y qué más conveniente que un servicio que se puede llevar en el bolsillo.

Apartes de este documento fueron tomados de la obra completa titulada, percepción 2.0: las bibliotecas universitarias uruguayas en la web social desde el punto de vista del usuario, de, Sandra García Rivadulla, Como trabajo final del Master universitario en bibliotecas y servicios de información digital de la Universidad Carlos III de Madrid.
Publicar un comentario en la entrada