11 feb. 2015

La biblioteca como motor de la inclusión social y digital de sus comunidades


Si bien los conceptos de brecha digital y alfabetización digital son por lo general de uso común, el término inclusión digitales es bastante novedoso. Inclusión digital es una categoría más amplia que integra a los otros dos. Es importante destacar que la “inclusión digital” se ha articulado específicamente para abordar las cuestiones de oportunidad de acceso igualitario al conocimiento y habilidades tecnológicas. En pocas palabras, la inclusión digital es un marco para evaluar y considerar la preparación de las comunidades para facilitar el acceso y la igualdad de oportunidades de los individuos en la era digital. La ubicuidad de Internet plantea retos y oportunidades para las comunidades y las personas por igual. Estos retos y oportunidades, sin embargo, no se distribuyen uniformemente entre todos los miembros de la sociedad. La tecnología digital ha abierto nuevos espacios privilegiados para unos y excluyentes para otros, dejando algunas poblaciones aisladas del vasto reino digital. Incluso el acceso equitativo, ya no es suficiente, ya que cada vez con más frecuencia la vida digital requiere que los usuarios sean mejores usuarios. Además ahora en el entorno de la web 2.0, los usuarios no son – ni deben ser- consumidores pasivos de información, son fundamentalmente creadores de contenido que comparten contenidos con otos. Por lo que el acceso equitativo y la participación proactiva en el entorno en línea es esencial para la vida contemporánea. Sin embargo, comunidades e individuos se encuentran en diferentes niveles de preparación en su capacidad para acceder y utilizar Internet y una amplia gama de tecnologías y contenido digital. Además el costo de la exclusión digital es grande, ya que sin acceso, la plena participación de los individuos en los distintos logros sociales como el éxito económico, el logro educativo y el compromiso cívico se ven altamente comprometidos.

“Las bibliotecas deben ser el corazón de la construcción de comunidades digitalmente inclusivas, capaces de conectar la biblioteca a su comunidad”

La inclusión digital es la capacidad de los individuos y grupos para acceder y utilizar las tecnologías de información y comunicación. Inclusión digital implica no sólo el acceso a la Internet, sino también la disponibilidad de hardware y software; contenidos y servicios pertinentes; y la capacitación para la alfabetización digital requerida para el uso efectivo de las tecnologías de información y comunicación. Cada vez son más las personas sin acceso a un ordenador en casa que están recurriendo a las bibliotecas como un conducto para acceder a Internet. Por ello nuestras bibliotecas deben ser el corazón de la construcción de comunidades digitalmente inclusivas, para conectar la biblioteca a su comunidad, y considerar como los servicios bibliotecarios que apoyan la inclusión social son un apoyo para mejorar la capacidad laboral y paliar el desempleo, a través de iniciativas de alfabetización digital de la biblioteca, y la aportación de espacios para otros colectivos de la comunidad. Esto coloca a las bibliotecas en un contexto comunitario que hará que sea más fácil identificar las brechas y demostrar los impactos de nuestros servicios y recursos tecnológicos. Los servicios bibliotecarios que apoyan la inclusión social son un apoyo para mejorar la capacidad laboral y paliar el desempleo, a través de iniciativas de alfabetización digital de la biblioteca, y la aportación de espacios para otros colectivos de la comunidad

Articulo completo en la página de Universo Abierto:
Ver infografía:
http://ebookfriendly.com/libraries-digital-inclusion-infographic/public-libraries-lead-the-way-to-digital-literacy-infographic/
Publicar un comentario en la entrada