17 dic. 2014

Investigación sobre el papel de las bibliotecas e instituciones en la financiación del acceso abierto

El acceso abierto tiene una influencia cada vez mayor en el mundo editorial universitario. A pesar de las fuertes discusiones y debates en curso, aún no se ha entendido bien  el impacto que tiene y tendrá este modelo de comunicación científica sobre el ecosistema de la edición. Publishers Group Comunicación (PCG) ha llevado a cabo este estudio para entender cómo las bibliotecas ven el acceso abierto, ¿qué papel juegan en este modelo?, y si podría haber potencial para que bibliotecas y  editores lleguen a acuerdos fructíferos en este ámbito. Este estudio se centra en la “ruta dorada”, en el que las tasas procesamiento de los artículos corren a cargo del autor para que el contenido esté accesible sin necesidad de suscripción. Estos costes, conocidos como cargos de procesamiento de artículo (APC), pueden ser financiados directamente por el autor, pero pueden también ser cubiertos por fuentes tales como subvenciones, subsidios o presupuestos de las bibliotecas institucionales. PCG diseñó una encuesta de 16 preguntas, que luego fue enviada por correo electrónico entre  julio y agosto de 2014  a un grupo internacional de más de 3.000 bibliotecarios,  y además para lograr el mayor alcance posible fue difundida por las listas de correo electrónico más relevantes la mayoría de las bibliotecas que contestaron a la encuesta dicen que incluyen en su catálogo recursos de acceso abierto (72%), aunque muchos estiman que éstos sólo representan el 5.1% del total de los títulos del catálogo. Los bibliotecarios consideran que los recursos de acceso abierto deben incluirse en su catálogo por una variedad de factores, incluyendo su relevancia y la importancia de la representación de los recursos propios de su universidad. También estiman que el Directorio de Revistas de Acceso Abierto (DOAJ) es una referencia importante para identificar publicaciones propias de acceso abierto. En la actualidad, la responsabilidad de los cargos de financiación para procesamiento de artículo  (APC) recae fundamentalmente sobre el autor o la institución. El 70% de las bibliotecas están proporcionando financiación con cargo a su presupuesto. Sin embargo, se estima que esta equivale a menos del 1% del presupuesto para las suscripciones de recursos tradicionales. Sólo el 19% de las instituciones involucradas en la financiación tiene un límite máximo establecido, por lo general esta financiación va desde los 2000 a  $3000.
La mayoría de los encuestados consideró que la biblioteca debería apostar activamente por el acceso abierto. Sin embargo, la participación en la financiación es un tema dado a la división de opiniones. Mientras algunos creen que la responsabilidad financiera debe recaer únicamente en el autor, otros consideraron que la biblioteca debe desempeñar un papel central en la financiación del acceso abierto, en parte, mediante el control de los fondos de APC. Se desprende de este estudio que aún no hay un camino claro hacia el futuro de la financiación del acceso abierto, pero se vislumbran muchas oportunidades para la innovación por parte de las bibliotecas y editores.
Tomado de: Lara, K.  [e-Book]  Open Access Library Survey: An investigation of the role of libraries in open access funding and support within institutions, PCG, 2014.
Publicar un comentario en la entrada