5 mar. 2014

¿Qué significa Alfabetización Informacional en el siglo XXI?

¿Qué significa saber leer y escribir en un momento en que cualquiera puede buscar miles de millones de textos en menos de 300 milisegundos?
El contenido fundamentalmente disponible en la Web y los medios electrónicos ha cambiado la dinámica de cómo operan y administran su misión las bibliotecas, lo que está llevando a su vez hacia un cambio en cuanto a las responsabilidades y competencias profesionales de los bibliotecarios, valorándose la capacidad formativa como un recursos primordial justo en un momento en que se cuestiona la misión de la biblioteca y el papel del bibliotecario. En esta situación hemos de considerar al bibliotecario más que como un administrador de libros, vídeos y archivos digitales, un miembro clave de su comunidad y de las relaciones con su entorno. Ya que la profesión alberga valores fundamentales centrados en lo que se han denominado metodologías transversales, como son el conocimiento de metodologías, flujos y canales de información, aspectos que son de un valor esencial en el nuevo entorno de aprendizaje e investigación.
En el que la sobreabundancia de información determinada por la extensión de las tecnologías de la información hace necesario que las personas y entidades sean capaces de identificar cuáles son las fuentes de información esenciales para disponer de la información que necesitan y poder distinguir entre aquella que es relevante para sus necesidades de aquella otra que es accesoria, lo que exige mayores competencias tanto sociales como profesionales para poder acceder a la misma.
En este contexto están jugando un papel determinante los entornos de los nuevos medios sociales y comunidades en línea que están generando tecnologías de colaboración innovadoras que desafían las definiciones tradicionales de la alfabetización informacional. Se está hablando de“Metalafabetización”. Todo ello supone la asunción de nuevos valores, muchos de ellos inexistentes en entorno analógica como es la cultura de lo abierto, lo social, lo compartido, la copia, la remezcla, o en el caso de los autores y entidades, la construcción de su reputación digital. Saber leer es sólo el comienzo de la misma – saber cómo enmarcar una pregunta, plantear una consulta, la forma de interpretar los textos que encuentras, cómo organizar y utilizar la información que descubres, cómo entenderla y como utilizarla para generar nuevo conocimiento es la esencia de lo que denominamos Alfabetización Informacional. Aunque se podría pensar que la “alfabetización” es una de las grandes constantes que trasciende las edades, las habilidades de una persona alfabetizada han cambiado sustancialmente con el tiempo a medida que los textos y la tecnología permiten nuevos tipos de lectura y comprensión.
Día a día se están creando nuevas y potentes herramientas para el conocimiento. La cuestión es que esas herramientas están en constante evolución y cambio cuando todo lo demás también está en constante evolución. Esto nos pone en la situación de tener que aprender a encontrar las herramientas y la comprensión del sustrato sobre el que trabajar. La alfabetización en estos días no es sólo la lectura y la escritura, sino también la comprensión de lo que es el conocimiento y conocer cómo se pueden utilizar estas nuevas herramientas para hacerlo más efectivo. El aprendizaje se entiende aquí como la constante búsqueda de significado mediante la adquisición de la información, reflexión y el compromiso con el hecho informativo, aplicándolo activamente en múltiples contextos. “Metaliteracy” que se refiere a un alcance global y un marco autorreferencial que integra las tecnologías emergentes y unifica los múltiples tipos de alfabetizaciones. Esta redefinición de la alfabetización informacional amplía el alcance de las competencias de información general, y hace especial hincapié en la producción y el intercambio de información en entornos digitales participativos. Dentro de este contexto, la información no es un objeto estático al que simplemente se accede y se recupera. Es una entidad dinámica que es producido y compartido con ayuda de innovadoras tecnologías.  Lo cual requiere de un replanteamiento de la alfabetización informacional como una “metaliteracy” que admite varios tipos de alfabetización, incluyendo la alfabetización digital, alfabetización mediática, la alfabetización visual y tecnología. Lo que no es incompatible con la existencia de la necesidad de un marco global basado en competencias de información y conocimientos esenciales. Si bien La alfabetización informacional es fundamental para esta nueva definición ya que la información en línea tiene diferentes formas y es producida y comunicada a través de múltiples modalidades.

Bibliografía
ALONSO-ARÉVALO, J. AND J.-A. CORDÓN-GARCÍA Lectura digital y aprendizaje: las nuevas alfabetizaciones. Boletín SCOPEO, 2013, (96). Disponible en: <http://scopeo.usal.es/lectura-digital-y-aprendizaje-las-nuevas-alfabetizaciones/http://www.previewshots.com/images/v1.3/t.gif>.
MARTÍN RODERO, H. AND J. ALONSO-ARÉVALO. Competencias Informacionales. In J.A. MIRÓN-CANELO ed. Guía para la elaboración de trabajos científicos: grado, máster y postgrado. Salamanca: Rego, 2013, p. 67-80.
MEYER, H. F. AND R. LAND. Threshold Concepts and Transformational Learning. Coventry and Durham: 2010.  Disponible en: <http://www.etl.tla.ed.ac.uk/docs/ETLreport4.pdfhttp://www.previewshots.com/images/v1.3/t.gif>.
RUSSELL, D,M. (2014). Mindtools: Why tools mean as much as data for information literacy. Information Access Seminar. http://www.ischool.berkeley.edu/newsandevents/events/ias/20140221
MACKEY, Thomas P.; JALOBSEN, Trudi E. “Reframing Information Literacy as a Metaliteracy.” College & Research Libraries, v. 72 no. 1, 2011, pp. 62-78. http://comminfo.rutgers.edu/~tefko/Courses/e553/Readings/Mackey%20Metalitreacy%20CLR%202011.pdfhttp://www.previewshots.com/images/v1.3/t.gif

Tomado de: http://www.universoabierto.com/14048/%c2%bfque-significa-alfabetizacion-informacional-en-el-siglo-xxi/


Publicar un comentario en la entrada