5 jul. 2013

Algunas consideraciones sobre el MOOC



MOOC, acrónimo en inglés de Massive Online Open Course y traducido al castellano como Cursos en Línea Masivos y Abiertos; es una modalidad de educación abierta, la cual se observa en cursos de pre grado ofrecidos gratuitamente a través de plataformas educativas en Internet; cuya filosofía es la liberación del conocimiento para que este llegue a un público más amplio. David Wiley puede ser considerado el autor del primer MOOC conceptual, o proto-MOOC, iniciado en la Universidad Estatal de Utah en agosto de 2007. Se trataba de un curso de educación abierta, esta iniciativa tuvo continuidad en numerosos proyectos impulsados desde diferentes centro universitarios dentro y fuera de los Estados Unidos. El término MOOC fue acuñado en el año 2008 por Dave Cormier y Bryan Alexander cuando el número de inscritos a su curso Connectivism and Connective Knowledge(CCK08) aumento a casi dos mil trecientos (2300) estudiantes. Sin embargo en septiembre del mismo año George Siemens y Stephen Downes pusieron en marcha el primer MOOC, curso online, masivo, abierto y gratuito, que prendió la mecha de la revolución en el mundo de la educación, aunque fue el curso impartido por Sebastian Thrun, el padre de la Inteligencia Artificial, el que dio el impulso definitivo a los moocs en 2011 en la Universidad de Stanford (California). Más de 160.000 estudiantes se unieron a lo que se ha convertido en uno de los experimentos pedagógicos más trascendentales de este siglo. Su éxito provocó la creación de Coursera, el sitio más popular, que ofrece cursos de Stanford, Berkeley, Duke, Princenton, Toronto, Pennsylvania, la Politécnica de Laussane, etc... O Udacity, la universidad abierta creada por el propio Thrun, entre otras.
Para que la enseñanza a distancia pueda ser considerada MOOC debe cumplir los siguientes requisitos:
  • Ser un curso: Debe contar con una estructura orientada al aprendizaje, que suele conllevar una serie de pruebas o de evaluaciones para acreditar el conocimiento adquirido.
  • Tener carácter masivo: El número de posibles matriculados es, en principio, ilimitado, o bien en una cantidad muy superior a la que podría contarse en un curso presencial. El alcance es global.
  • En línea: El curso es a distancia, e Internet es el principal medio de comunicación. No requiere la asistencia a un aula.
  • Abierto: Los materiales son accesibles de forma gratuita en Internet. Ello no implica que puedan ser reutilizados en otros cursos
Dado el éxito y el elevado número de matriculados, Daphne Koller y Andrew Ng crearon Coursera. Basada en una tecnología desarrollada en Stanford, Coursera se ha ido convirtiendo en una plataforma apoyada por numerosas universidades de prestigio (Yale, Princeton, Michigan, Penn). En la costa este por su parte, el Instituto Tecnológico de Massachusetts lanzó MITx en un esfuerzo por aportar una plataforma abierta y gratuita para la educación en línea. Harvard se unió al poco tiempo a esta iniciativa, renombrada como edX, a la que se han ido sumado otras universidades, como Berkeley.  El 15 de Marzo de 2012 surge el primer MOOC en castellano bajo el proyecto Crypt4you. Los investigadores Dr. Jorge Ramió y Dr. Alfonso Muñoz elaboran, con sede en la Universidad Politécnica de Madrid y con el soporte de la Red Temática de Criptografía y Seguridad de la Información Criptored de la cual son editores, el curso del algoritmo criptográfico RSA. Este primer curso con 10 lecciones tiene un gran éxito con una media de 5.000 alumnos (véase referencias). En Abril de 2013 se inaugura un nuevo curso MOOC centrado en la problemática de la privacidad y protección de las comunicaciones digitales con más de 3.000 alumnos mensuales en cada lección. Otro MOOC destacable fue iDESWEB, Introducción al desarrollo web , un curso organizado por la Universidad de Alicante en agosto de 2012 . Casi 3.000 personas se habían inscrito al iniciarse el curso el 10 de septiembre de 2012, pero este número siguió aumentando las siguientes semanas hasta llegar a más de 5.000 personas. En el mundo hispano hay que destacar el impulso pionero de UNIMOOC una apuesta colectiva y colaborativa concebida inicialmente en el IEI y desarrollada con el concurso de instituciones universitarias y empresas privadas en un proyecto específico relacionado con el Emprendimiento y los Casos de Éxito en la Economía Digital UNIMOOC AEMPRENDE primera iniciativa que utiliza la plataforma Course Builder de Google. Aparte de Google, participan en su impulso y desarrollo CRUE (Conferencia de Rectores Españoles), Universia, Santander Universidades, EOI, UIMP, UNED-CSEV, UOC, UNIA, Universidad de Murcia, CISE -Universidad de Cantabria y RedEmprendia. En la misma línea de la metodología MOOC UNED-CSEV desarrolla un ambicioso proyecto a través de un acuerdo con el MIT.
En octubre de 2012 la UNED lanza su plataforma de cursos masivos y poco después la Universidad Politécnica de Valencia lanza una primera edición de cursos. También ha lanzado su plataforma la Universidad de Granada. En diciembre de 2012 surgen Miríada X y Wedubox, el primero es proyecto que nace por iniciativa de Universia –red de universidades de habla hispana y portuguesa, promovida por Banco Santander- y Telefónica -a través de Telefónica Learning Services-, que han contado con la colaboración de la Fundación CSEV. A partir de enero de 2013 los usuarios interesados, pueden inscribirse como alumnos en Miríada X. En el caso de Wedubox nace como una plataforma descentralizada donde cualquier docente puede crear MOOCS sin pertenecer a ninguna organización. A febrero de 2013 Wedubox contaba con 1.400 docentes inscritos y creando más de 30 MOOCs y cursos pagos, estos últimos con la opción de percibir un 70% de ingresos sobre las ventas.
Uno de los mayores retos de los MOOC's es que muchos de sus estudiantes no terminan los cursos en los cuales están inscritos; entre las razones por las que se da esta situación están:
§  Toma mucho tiempo.
§  Se asume demasiado conocimiento por parte de los docentes.
§  Básico, no es precisamente el ámbito de universidades como Standford, Oxford y el MIT.
§  Clases fatigantes.
§  Pobre diseño del curso.
§  Comunidad torpe.
§  Mala revisión de pares y presencia de troles.
§  Sorpresas por costos ocultos.
§  No se obtiene una credencial.
El principio fundamental del MOOC es cuanto más gente mejor, el concepto de masivo, pero esto puede generar situaciones complejas de manejar como la gestión de una comunidad tan amplia en foros de discusión y la verificación de la identidad de los estudiantes.
“Es algo tan nuevo que todavía no ha dado tiempo a encontrar soluciones a los pequeños contratiempos que van surgiendo”, explica Caballlero. “Los moocs trabajan con fechas concretas, te fija un horario y eso puede dar lugar primero al solapamiento y segundo a que se den tasas bajas de fidelización, por eso los videocursos tienen los mismos principios que los mooc pero con horario abierto para que la gente se organice”.
La duda ahora surge, si todo es gratuito, ¿dónde está el modelo de negocio? En torno a esta cuestión Miguel Caballero aclara que lo importante es el concepto formativo que se desarrolla alrededor de un mooc con las aportaciones que hacen los propios alumnos, “luego intentamos monetizar por la emisión de certificados de asistencia, la semana que viene lanzamos la obtención de certificados junto con las universidades con un sistema de verificación, y por otro lado se cobra un porcentaje si el curso es de pago”.
En cualquier caso, frente a un sistema educativo precario cuya carestía va en aumento, la posibilidad de tener una alternativa supone una auténtica revolución educativa en la que las aulas, por primera vez, serán virtuales.



Publicar un comentario en la entrada