16 ene. 2013

Bibliotecas digitales: reflexiones desde la práctica Qué le pedimos a los editores y a las plataformas para dar un buen servicio a los usuarios.


Sin ningún género de dudas se puede afirmar que las bibliotecas están siendo uno de los motores fundamentales de impulso del libro electrónico en aquellos países que antes han iniciado la carrera digital del libro electrónico, y han sido muchas las bibliotecas que han respondido positiva y rápidamente a este cambio de expectativas. Uno de los factores clave es la evidencia de un crecimiento exponencial en los hábitos y actitudes de lectura en dispositivos electrónicos móviles, convirtiéndose de este modo las pantallas en interfaces privilegiadas de lectura y aprendizaje [Shen 2011]; junto a nuevos entornos de aprendizaje apoyados en la tecnología, a través de sistemas de e-learning en los que las nuevas tecnologías convierten a la biblioteca en uno de los ejes de consulta de los usuarios, en los que cobra cada vez más importancia la disponibilidad, flexibilidad y movilidad de la información a través de conexiones, redes e intercambios como elementos esenciales del sistema de aprendizaje. Según la agencia Gatner en 2013 se venderán más de mil millones de smartphones y tabletas; y en 2016 se prevé que se vendan ya más tabletas en el mundo que ordenadores.
Según “The social Media Revolución”[Qualman 2012] la serie de videos creada por Eric Qualman, de Socialnomics con datos estadísticos y comparativos sobre aplicaciones, servicios, usuarios, tendencias y hábitos en la red:

* Ya hay más de mil millones de usuarios en Facebook
* Si Facebook fuera un país, sería el tercero más grande del mundo y 2 veces el tamaño de la población de los EE.UU.
* Los Social Media han superado a la pornografía como la actividad número 1 en la Web
* 1 de cada 5 parejas se conocieron a través de interneten, 1 de cada 5 divorcios se atribuyen a Facebook
* Un anuncio en Facebook es más eficaz que un anuncio de la Super Bowl
* El 92% de los niños en los EE.UU. dispone de una huella digital
* El 90% de la gente confía en las recomendaciones en línea de personas que conocen
*  Lady Gaga, Justin Bieber y Katy Perry tienen más seguidores en Twitter que toda la población de Alemania, Turquía, Sudáfrica, Canadá, Argentina, Reino Unido, Egipto.

Las bibliotecas no son ajenas a este proceso, y están siendo un motor de impulso en la popularización de libros electrónico en países como Estados Unidos, Reino Unido y Canadá. Así lo corroboran año tras año los datos que aportan diferentes informes de distintas agencias independientes [Aptara 2011; CILIP 2012; Gómez-Moreno 2012; O'Brien et al. 2012; Purcell 2011; Zickuhr et al. 2012]. Quizás la encuesta más importante es la llevada a cabo anualmente por Library Journal y Schoolar Library, según el tercer informe publicado en junio de este mismo año “Survey of Ebook Usage in U.S. Public Libraries”[Journal 2012], la demanda de libros electrónicos está creciendo, a la vez que las bibliotecas afrontan un momento de dificultades económicas en tiempos de crisis financiera, a la que se han unido las dificultades planteadas por las grandes editoriales.
Nueve de cada diez bibliotecas públicas estadounidenses ofrecen libros electrónicos a sus usuarios, con un promedio de casi 10.000 libros por biblioteca. Además el 35% de los que no los ofertan están en proceso de hacerlo. La principal razón que alegan para no ofrecer libros electrónicos es la falta de recursos para la adquisición de libros electrónicos. Por ello 2/3 partes de las bibliotecas forman parte de un programa de adquisición consorciada para rentabilizar mejor sus recursos de cara a la adquisición de libros electrónicos. En el caso de las bibliotecas universitarias, el 95% de las bibliotecas estadounidenses están ofertando a sus usuarios libros electrónicos con una media de 65.000 libros por biblioteca, cuando un año antes esta cifra era exactamente la mitad [Journal 2011].
La circulación de libros electrónicos en las bibliotecas públicas estadounidenses se duplicó de 2009 a 2010 y se cuadruplicó de 2010 a 2011. Tres cuartas partes de los encuestados comentaron que han tenido “importantes aumentos” en la demanda de ebooks en bibliotecas durante el último año, es el resultado de que cada vez más usuarios adquieren y disponen de dispositivos de lectura electrónica y de la existencia de una mayor oferta de títulos en bibliotecas. Su expectativa es que la circulación se incrementará otro 67% este año. En España ya hay en circulación más de 1 millón de dispositivos lectores según la agencia GFK [Alonso-Arévalo et al. 2012].
En 2012 se observó un aumento en todas las categorías de ebooks prestados, los libros para niños y adolescentes se destacaron en particular, y las bibliotecas informaron de que estos grupos demográficos comienzan a acceder a libros electrónicos con mayor frecuencia que otros grupos; lo que asegura un importante potencial de futuro de nuevos lectores digitales entre los denominados nativos digitales. [Montesinos Ruiz 2006] Esta cifra preocupa a los editores que consideran que puede afectar a la comercialización de sus productos impresos. Las políticas de préstamo de libros electrónicos en bibliotecas de las Seis Grandes editoriales acaparan la mayor parte de la atención, ya que las bibliotecas públicas consideran fundamental para sus servicios el acceso a los títulos que comercializan entre los que se encuentran los autores más vendidos.
Tomado de: Julio Alonso Arévalo (alar@usal.es) Universidad de Salamanca. Facultad de Traducción y Documentación.
Articulo completo en: Jornada profesional El mercado bibliotecario como oportunidad de negocio para la edición digital. 12 de diciembre de 2012, Peñaranda de Bracamonte (Salamanca) http://fundaciongsr.net/cursos/jornadas/Mercado_bibliotecario/BD_Reflexiones_Mercado_Bibliotecario1.pdf
Publicar un comentario en la entrada