14 feb. 2011

Los estudiantes universitarios todavía eligen los libros impresos

Según un estudio llevado a cabo por BISG y que fue presentado el día 9 de febrero, parece que los estudiantes universitarios todavía prefieren los libros impresos. A pesar de la afición de la mayoría de éstos a las redes sociales y a los teléfonos móviles, casi el 75% de los estudiantes entrevistados escogen los libros de texto impreso en lugar de los libros de texto digitales (eTexts): la costumbre de leer en libro s de papel, su apariencia y sensación, persistencia y la capacidad para ser revendidos son los principales argumentos. También la mayoría de los encuestados (60%) valoran mucho los libros de texto, impresos o digitales, de los cuales casi todos se pueden comprar en la librería de la universidad (65%). No obstante, la compra online de estos libros sigue aumentando: una quinta parte de los estudiantes afirmaron que compraron libros de texto en Amazon. Por último, tal vez debido al aumento de los precios, el alquiler de libros de texto fue elegido por el 11% de los estudiantes encuestados, en lugar de comprarlos o descargarlos.

Otro resultados que ya han adelantado son:

* Los estudiantes miran las gangas. Los encuestados dijeron que a menudo compran ediciones anteriores de un libro de texto (16%) o en versiones internacionales (el 18% lo hizo al menos una vez).

* La piratería es un fenómeno generalizado. Más del 40% de los encuestados afirmaron adquirir un libro de texto de un sitio web “pirata”, o conocen a otros que los tienen.

* Algunas herramientas de aprendizaje tienen buena acogida. Las guías de estudio y sistemas de administración de enseñanza online tipo Campus Learning Management Systems -tales como Blackboard y WebCT – y pruebas de auto evaluación son muy bien valoradas por los encuestados.

* Sin embargo, otras herramientas de aprendizaje son menos valoradas, como las tutorías online o las audio-guías de estudio.

Que los estudiantes universitarios todavía prefieran los libros impresos para el estudio parece normal, dado que la costumbre y el hábito favorecen su uso. A pesar de todo, existe una proliferación de los textos digitales que, más o menos rápido, va a ir en aumento. Lo cierto es que todavía queda camino por hacer al respecto.

No sólo se trata de digitalizar libros de texto cuanto de elaborar dichos textos de un modo acorde a un entorno digital en la enseñanza que requiere también una formación y aprendizaje del uso de las nuevas tecnologías y posibilidades en la docencia. Esto incluye no sólo la formación de los alumnos, sino también de los profesores.

Tomado de: www.comunicacion-cultural.com

Publicar un comentario en la entrada