22 dic. 2009

Desafíos Para La Calidad Educativa


El debate en torno a la educación ha ganado espacio creciente en las últimas décadas, pero mucho más aún la producción científica centrada en la evaluación y mejora de la calidad.
En efecto, tanto en el ámbito público como privado, e incluso en publicaciones de difusión masiva, es posible constatar el interés por la calidad y el modo como su conceptualización se va integrando a la cultura y la práctica de las diferentes instituciones educativas y, en particular, en las del nivel superior y universitario. Gracias a este movimiento intelectual, hoy podemos afirmar que conocemos un poco más acerca del modo como se puede promover y sostener la reflexión en torno a la acción educativa y, en consecuencia, su avance cualitativo.
Entre las dimensiones que se han mostrado fuertemente implicadas en los procesos de mejora de la calidad de la educación superior se encuentran los procedimientos de autoevaluación y evaluación académica de programas de estudio; los modelos, métodos y técnicas aplicados al logro de la eficacia; la formación continua del profesorado; la renovación en los criterios de actuación y gestión del conocimiento y la estrategia de intervención e innovación basada en la incorporación de las nuevas tecnologías.
En el marco de esta dinámica tendencia se puede observar que existen importantes iniciativas a nivel mundial, tales como los acuerdos y políticas instrumentados en Australia, la Unión Europea, Asia y América. Nuestra Región tiene mucho para aportar y ello es fruto del esfuerzo colaborativo realizado por a Universidad Técnica Particular de Loja (UTPL), Ecuador, la cual ofició como agente ejecutor de un Proyecto del BID para la creación del “Centro Virtual para el Desarrollo de Estándares de Calidad para la Educación Superior a Distancia en América Latina y el Caribe”, en donde, además, se contó con el auspicio de la Asociación Iberoamericana de Educación Superior a Distancia (AIESAD) y el Consorcio Red de Educación a Distancia (CREAD), junto a la presencia de otras instituciones de América y Europa, además de la propia OEA. En seguimiento de estas acciones los próximos días 17 al 20 de octubre se realizará en la UTPL el Primer Congreso del CREAD en la Región Andina sobre “Calidad y Acreditación Internacional en Educación Superior a Distancia”. Desde este editorial nos complacemos y apoyamos el mantenimiento y sostén que la UTPL ha ofrecido a la búsqueda de modelos e interpretaciones que permitan conocer, reflexionar y aplicar mejoras sustantivas a la Educación a Distancia.
Nos encontramos en una época de cambio caracterizada por la generación de grandes volúmenes de información y conocimiento junto a un despliegue de oportunidades nunca antes vividas ni tampoco imaginadas. La factibilidad de estudiar en forma continua, sin distancias ni tiempo, ha inaugurado una nueva forma de articular las necesidades formativas. Sin embargo, paradójicamente, persisten todavía graves problemas entre los cuales el fracaso académico y la inequidad conforman las aristas más vulnerables para el sostenimiento de la eficiencia y la eficacia del sistema educativo superior. Se impone, en consecuencia, pensar y repensar el modo como se instala el cambio y, muy especialmente, el cambio cualitativo.
Diversos estudios han podido constatar que el cambio es un fenómeno complejo y que muy frecuentemente se impulsa y hace lugar desde fuera de la organización, al tiempo que pervive en su interior, a modo de persistencia en lo conocido, el ejercicio de un mecanismo que confirma y anima a seguir “haciendo lo mismo y de la misma manera”. Es por ello que la toma de conciencia a nivel personal e institucional puede ser, quizás, el más eficiente recurso para elaborar un proyecto de mejora de la calidad toda vez que ya se ha podido comprobar que la aplicación de modelos descriptivos y normativos ha resultado inocua y también inviable en las organizaciones universitarias.
Si la Educación a Distancia se encuentra en su apogeo, por la extensa oferta académica que provee al medio, tenemos ahora la oportunidad y la posibilidad de hacer de ella un agente de cambio cualitativo para la Educación Superior en general. Ello será posible si se puede comprender y aprender de su experiencia y desarrollo el modo como está logrando atender a las demandas contemporáneas, esto es: a través de una educación centrada en el aprendizaje y el acceso a las Nuevas Tecnologías, destinada a satisfacer necesidades de formación y actualización continua, involucrada en procesos de mejora de la calidad y enfocada al contexto local del destinatario?
Tomado de: Dra. Mónica G. Luque
Directora Académica, Instituto de Estudios Avanzados para las Américas
(INEAM/OEA)
Compilado Por. Javier Mejia T.
Publicar un comentario en la entrada