18 ene. 2016

Escenarios futuros del libro electrónico en bibliotecas

Se reconoce que los libros electrónicos tendrán un alto potencial en el futuro. En este momento estamos en una fase inicial en la que el libro electrónico imita a su referente más inmediato por lo podemos hablar de e-incunables, pero las líneas futuras apuntan hacia dispositivos multimedia que integren otros formatos como imágenes multimedia, simulaciones, sonido, animación, video y lenguaje de marcado, realidad aumentada, geo aplicaciones, lo que les proporcionará un mayor potencial que favorecerá las nuevas formas de aprendizaje. Por otra parte las tecnologías de la información juegan, cada vez más, un papel preponderante en todos los ámbitos. Según todos los análisis de tendencias (CA Technologies, Gartner, McAfee, Cisco, Forrester 2011), las tecnologías con mayor proyección de futuro son las que posibilitan la portabilidad y movilidad, por lo que dadas sus características, el libro electrónico estaría entre ellas, ya que permite ser leído tanto en un ordenador, un eReader o cualquier otro dispositivo móvil como iPhone, iPad, PDA o Blackberry. Estas tecnologías flexibilizan y favorecen las posibilidades de aprendizaje, la personalización de las experiencias del usuario y, por supuesto, rentabilizan mejor el tiempo dedicado a la formación. Una de las prioridades de las bibliotecas universitarias es crear entornos de aprendizaje que apoyen las actividades de enseñanza e investigación. En estos nuevos entornos es fundamental desarrollar servicios de acceso a materiales electrónicos. Todo lo referente a la gestión de contenidos electrónicos en las bibliotecas ha visto consolidadas las iniciativas y productos que se introdujeron en 2011 y 2012(Roncevic 2013).
  • Nuevas alianzas entre los editores y vendedores
  • Tuvieron lugar más fusiones entre editoriales
  • Las iniciativas de acceso abierto no mostraron signos de desaceleración
  • Los avances tecnológicos emergentes continuaron avanzando hacia límites que parecían poco posibles sólo un año antes
  • La industria editorial se enfrenta al reto de repensar sus propias expectativas acerca de los entornos de bibliotecas digitales.
Aquí se muestran algunas conclusiones acerca de las tendencias contenidos digitales en bibliotecas que pudieran dominar en los próximos años:
La auto-publicación sigue creciendo – De acuerdo con un análisis reciente de los datos del ISBN de EE.UU., elaborado por Bowker, el número de libros de auto-publicado en 2012 alcanzó de más de 391.000 títulos, lo que supone un aumento del 59% respecto a 2011; y un 422 por ciento más que en 2007. Ya los libros electrónicos autopublicados representan el 40 por ciento de los ISBN que se asignaron en 2012, frente a sólo el 11 por ciento en 2007. Smashwords (Smashwords 2013) realizó un estudio en 2013 para analizar los datos de ventas de libros autoeditados y también dio a conocer sus resultados clave en un esfuerzo para ayudar a los autores y editores a vender más libros electrónicos. Los principales actores en el sistema de autopublicación son: Author Solutions (47,094 títulos publicados, ahora propiedad de Penguin), Smashwords (40,608) y Lulu (38,005). El informe no menciona a Blurb, que afirma que en los últimos 18 meses 575,000 habían utilizado sus servicios de autopublicación. En España varias empresas como Cream Ebooks están desarrollando interesantes plataformas de autopublicación y sin duda será una tendencia que ira cobrando fuerza entre los autores a medida que las herramientas se vayan consolidando. Además esta empresa tiene un interesante sistema de promoción que es el pago social, es decir el libro se descarga gratis, pero a cambio de promocionar la obra en las redes sociales. Las bibliotecas han empezado a reconocer este hecho y están empezando a hacer cambios en sus procedimientos de compra y presupuestos, para que puedan disponer de  más libros electrónicos autopublicados para reflejar mejor las realidades del público lector. Los autores que deciden publicar sin la mediación de una editorial están produciendo libros relevantes que vale la pena leer, libros que tienen un importante impacto en nuestra cultura, en los individuos, y en las editoriales. Este es un cambio significativo y tiene consecuencias sobre los servicios de selección y lectura de las bibliotecas. Los bibliotecarios en el pasado no se han molestado mucho en considerar la inclusión de libros autopublicados porque muchos de esos títulos eran de baja calidad o volúmenes de “vanidad” con poca significación cultural. Pero ahora, los títulos de libros electrónicos de autopublicación se están convirtiendo en una parte importante de nuestra literatura contemporánea y tienen que estar en las bibliotecas. Si las bibliotecas de hoy en día quieren cumplir con sus misiones de garantizar la conservación y transmisión de la sociedad del conocimiento, la historia y la cultura, entonces deben tener en cuenta la adquisición de libros electrónicos autopublicados para ponerlos a disposición de sus lectores.

Articulo completo en:  Universo Abierto


4 dic. 2015

Los 10 Mandamientos De La Gestión Documental Para Tu Empresa

La siguiente publicación es tomada de la Revista Gestión Documental, articulo que me pareció muy interesante y quiero compartirlo con mis lectores, no sin antes hacer la salvedad que el articulo acá mostrado es crédito de la Revista Gestión Documental en su totalidad. 
"Según la tradición religiosa Moisés bajó del monte Sinaí con las tablas de los diez mandamientos. Hoy, Normadat actúa como mero mensajero de las instancias superiores (leyes, expertos, instituciones, normas internacionales…) para divulgar los conocimientos necesarios para que todo el planeta gestione la documentación de la mejor manera. Aquí están las 10 claves de la gestión documental para empresas y entidades públicas, que nosotros aplicamos a rajatabla tanto internamente como para nuestros clientes. ¡Ponlas en práctica para empezar a implementar una gestión documental de 10!
      1. Comprenderás la naturaleza y el ciclo de vida de cada documento.
Cuando realizas una llamada y te dan los datos de contacto de un cliente, por ejemplo, tienes que pensar que quizá lo estás apuntando en un post-it y que luego lo pasas al ordenador (a una base de datos), así que ya te encuentras con información importante en dos formatos. Tienes que cavilar dónde pones el papel para que solo sea accesible para ti o para la persona que necesita esos datos dentro de tu empresa y, una vez que ya no sea útil, deberías pensar en cómo y dónde tirarlo (hacerlo una bola y lanzarlo a una papelera cualquiera no es la mejor idea). La mejor opción es disponer en las propias empresas de contenedores de destrucción certificada, como el de la imagen. La información quedará a salvo y evitarás problemas al pasar auditorías o controles de cumplimiento de la LOPD. Además, el ciclo de vida de los documentos está compuesto por las actividades o procesos que se llevan a cabo con ellos y las personas indicadas que tratan con ellos (y su responsabilidad o actuación respecto a los archivos) y se representa mediante flujogramas como el adjunto.
      2. Contarás con las instalaciones adecuadas para cada tipo de documento.
Para empezar no es lo mismo guardar contratos de hipotecas que discos duros o CD. Las instalaciones deben mantener unos niveles de humedad, temperatura y seguridad ideales para cada tipo de objeto susceptible de custodia. Además, el archivo de documentos especialmente sensibles debe estar protegido con sistemas de control de partículas, extinción de incendio por gas inocuo, sistemas de accesos restringidos mediante permisos, con suministro eléctrico independiente… Las baldas de las que se componen los armarios también son distintas y lo ideal es que no se apilen unas cajas sobre otras, sino que cada una tenga su balda a medida y que soporte el peso de cada tipo de contenido de las cajas. Cuando vayas a contratar un proveedor de custodia externa de archivo, examina sus instalaciones y sus niveles de seguridad, además de los demás fundamentos básicos.
      3. Respetarás los cuatro pilares de la seguridad de la información.
Tu organización deberá mostrar un compromiso permanente con la seguridad de la información, respetando la confidencialidad de la información tratada, asegurando la integridad de los archivos y de la información y datos que incluyen, considerando la disponibilidad necesaria para cada tipo documental, según las exigencias de acceso a esa información (quién la necesita, qué herramientas van a usarse para acceder a ella…) y, por último, controlando su autenticación para que no haya falsificaciones ni modificaciones no deseadas.
4. Utilizarás un sistema de clasificación y recuperación.
Muchas veces hablamos de “almacenar” y lo hacemos erróneamente, porque en realidad guardar documentación es archivar, porque después vamos a necesitar recuperar lo que queramos con facilidad y para ello se tiene que llevar una clasificación y una ordenación del espacio. El sistema de clasificación escogido debe ser funcional y centrado en ahorrar tiempo de búsqueda y de recuperación. Esto se logra más eficientemente con el uso de armarios compactos, o incluso motorizados, que preserven, además, de la luz, del polvo y otras externalidades negativas. No dudes en consultar con expertos para implantar un buen sistema de clasificación y control.
      5. Respetarás las reglas de negocio conociendo el workflow de cada tipo documental.
Uno de los básicos de la gestión documental es, como hemos explicado antes, entender el ciclo de vida de cada documento. Otro de los mandamientos viene a consecuencia de este primero porque supone un nivel más de especialización y un aumento de la eficiencia de la gestión. La creación de un workflow es más que describir el ciclo de vida de un documento, pues debe incluir las actividades de normalización y representación estructurada de la información, atendiendo a las características que permita el software del gestor documental utilizado. De esta forma, integrando ambos elementos, como señala el experto Julián Moyano, “se podrá asignar adecuadamente responsabilidades, procesos, tiempos y atributos determinados en cualquiera de las fases de la gestión de la documentación”. Las reglas de negocio se incluyen en los workflows, debiendo ser aplicadas para el correcto funcionamiento. Un ejemplo para comprenderlo fácilmente es la gestión de facturas. Imaginemos que el ciclo normal es recibirlas, clasificarlas, enviarlas a digitalizar y después custodiarlas hasta que pase el tiempo determinado por la empresa y se expurgan, quedando el documento físico eliminado y el archivo digital en su correspondiente repositorio de acceso restringido. Una regla de negocio que se incluye en ese proceso puede ser que las facturas que pasen de 1.000 euros deban pasar a otro departamento en la fase de clasificación porque han de ser validados y firmados por la gerencia (volviendo después al mismo ciclo que las demás facturas o pasando por otro diferente, según el criterio de cada entidad).
      6. Copiarás, copiarás, copiarás.
Cuando se trata de toda la información de tu empresa debes realizar copias de seguridad todos los días. Facturas, documentos oficiales, pedidos, contratos, bases de datos… Si hay un fallo de tu equipo informático, te roban o se estropea un portátil o sufres un ataque de un pirata informático puedes perder toda tu información generada durante años. Hay que realizar copias. Se pueden efectuar tanto en discos duros externos como con sistemas remotos, como Gran Backup, con doble garantía de seguridad y recuperación para grandes volúmenes de datos. Incluso, según la clase de información que se desee conservar, puede copiarse en ambos formatos para asegurar más, si cabe, la preservación de esta información.
7. Implementarás niveles de seguridad en el acceso a la documentación.
Para cualquier empresa resulta un alivio contar con un registro o seguimiento de acceso a salas, para evitar pérdidas o la violación de información, por ejemplo. Es fácil y necesario instalar un sistema de accesos restringidos en las puertas para que solo puedan entrar las personas designadas con permisos específicos indicados. Además, dependiendo de los datos que se gestionen (su confidencialidad, su protección legal, su importancia…), hay diferentes niveles de seguridad a aplicar, lo que implica, por ejemplo, la exigencia de la trazabilidad del acceso a cualquier dato como una de las medidas recogidas en la LOPD.
8. Los recursos humanos estarán cualificados y entrenados.
No nacemos sabiendo, y aunque parezca mentira, algo tan básico como la seguridad de la información que se gestiona a diario en las empresas y en los hogares no es debidamente conocida e implementada. Hay que contar con el personal idóneo y, además, formarlo y fomentar la interiorización de buenos hábitos en el tratamiento de información. Esto, más que un consejo, desde el 1 de julio de este 2015 es una obligación. En esta reforma del código penal se incluyen medidas como responsabilizar a las empresas, y a las personas que actúen en nombre de éstas, del tratamiento ilegal de la información que se pueda realizar por cualquier individuo (trabajador asalariado, gerente, administradores, autorizados, etc.).Esto quiere decir que hay que concienciar y sensibilizar a todos los trabajadores de una empresa y controlar que no se realicen acciones que pongan en peligro la seguridad de la información tratada por la compañía.
9. Utilizarás los recursos tecnológicos disponibles.
Si bien la LOPD determina la necesidad de custodiar y salvaguardar los documentos y la Agencia de Protección de Datos se encarga de comprobar su cumplimiento (y de penalizar las malas prácticas con multas de entre 60.000 y 600.000 € en caso de sanciones graves o muy graves), no determinan la manera concreta de hacerlo, permitiendo distintos grados y formas de aplicación. Por eso, la existencia de herramientas tecnológicas digitales aporta soluciones acordes a la legislación y que facilitan sobremanera esta actividad. Los tres principales avances tecnológicos en los que apoyarse son: la digitalización e indexación de documentos, los sistemas de gestión documental y “la nube”, el almacenamiento remoto y accesible desde internet.
10. Identificarás las potenciales amenazas, vulnerabilidades y fallos.
Hace un tiempo había que tener en cuenta los traslados, las inclemencias meteorológicas, las características de las instalaciones de custodia, los sistemas de archivo… y hoy en día también, eso no ha cambiado. Hay que planificar qué puede fallar y elaborar protocolos de actuación acordes para solucionar estas situaciones. Pero ahora, con todas las empresas plenamente integradas en el mundo digital, estas amenazas y vulnerabilidades se multiplican. Ahora hay que controlar dónde se alojan los archivos; se debe comprobar la seguridad de las conexiones a internet y el uso de los navegadores en los diferentes aparatos con conexión; hay que prevenir posibles fallos de los servidores y saber cómo afrontar las ciberamenazas. En resumidas cuentas, hay que efectuar un análisis de riesgos y tratar de minimizarlos o transferirlos (siendo la mejor manera de lograrlo externalizando la gestión documental)."




25 nov. 2015

Un estudio revela que los libros de texto de código abierto son más eficaces que los comerciales


Un estudio reciente de la Brigham Young University junto con el Departamento de Estado de Educación de Michigan y Lumen Learning, ha encontrado que los estudiantes universitarios que utilizan  Recursos Educativos Abiertos (REA) en sus cursos de grado, generalmente consiguen tan buenos o mejores resultados que aquellos que utilizan libros de texto comerciales, a pesar de tener una carga académica mayor. En algunos entornos educativos, el coste de los libros de texto se acerca o incluso supera el costo de la matrícula. Teniendo en cuenta que los recursos son limitados, es importante entender mejor el impacto que los Recursos Educativos Abiertos (REA) tienen sobre los resultados finales que obtienen los estudiantes. La utilización de recursos digitales abiertos como los REA puede reducir sustancialmente la inversión que tienen que hacer los estudiantes. El propósito de este estudio fue analizar si la el costo cero de los libros de texto digitales abiertos tendrían un efecto positivo sobre los logros obtenidos por los estudiantes durante el curso, y sobre el incremento de la matrícula de los estudiantes durante y después de los semestres en que se utilizaron los REA. En este estudio se utilizó un diseño cuasi-experimental cuantitativo por medio de grupos focales para examinar las diferencias en los resultados entre los estudiantes que utilizan los REA y aquellos que no lo hicieron.
La demografía de la muestra fue de 16 727 estudiantes universitarios matriculados en 15 cursos diferentes de diez colegios y universidades de todo los EE.UU. En el estudio participaron 5.000 estudiantes que utilizaron libros de texto de código abierto, así como un grupo de más de 11.000 estudiantes que sirvieron como grupo de control y utilizaron libros de texto disponibles en el mercado. El estudio se centró en cinco medidas de éxito de los estudiantes: finalización de curso, grado final, último grado, estudiantes con una carga académica superior durante el estudio, y aquellos otros que tenían mayor carga académica en el siguiente semestre. Detectándose diferencias estadísticamente significativas entre los grupos, con una mayoría de estudiantes que obtuvieron mejores resultados con la utilización de REA.
En conclusión, el estudio puso de manifiesto que el dinero que los estudiantes estaban ahorrando en los libros de texto lo utilizaron para pagar la matrícula de otros cursos suplementarios terminando con calificaciones iguales o mejores que si hubieran sido obligados a utilizar libros de texto comerciales.
Tomado de : http://www.universoabierto.com