19 ago. 2016

Humanidades digitales

Humanidades digitales : monográfico

¿Qué son las humanidades Digitales?
La investigación contemporánea en humanidades se ha expandido más allá de lo que podría ser considerado tradicional. Los historiadores están construyendo mapas digitales interactivos, estudiosos de la literatura están utilizando los ordenadores para buscar patrones a través de millones de libros y los eruditos de todas las disciplinas se están aprovechando de las ventajas de Internet para hacer su trabajo más dinámico y visualmente atractivo.
Humanidades digitales (HD) es el término general que describe gran parte de este trabajo. No es ni un campo, una disciplina, ni una metodología. No se trata simplemente de la aplicación de los ordenadores a las humanidades o a la viceversa. Humanidades digitales es el resultado de un diálogo dinámico entre las tecnologías emergentes y la investigación humanística. Para algunos, se trata de una comunidad académica que se dedica a una amplia variedad de proyectos, que valora conjuntamente la experimentación, la colaboración. Para otros, es una etiqueta pretenciosa que significa elitismo y se caracteriza por una fetichización de la tecnología y la falta de reflexión crítica. Sea de una u otra manera lo cierto es que las Humanidades Digitales  están teniendo un impacto significativo en el contexto académico desde hace más de una década.

Las bibliotecas y los bibliotecarios están jugando un papel crucial en el desarrollo  de las Humanidades Digitales. Desde sus inicios los bibliotecarios se implicaron como socios colaboradores en proyectos de digitalización y ahora se encuentran negociando los derechos de minería de texto con los investigadores y proveedores, gestionando revistas de acceso abierto en sus repositorios, y dando cabida a makerspaces dentro de sus edificios. Los profesionales estamos siendo valiosos colaboradores debido a que los valores de la Biblioteconomía  comparten con los investigadores su profundo interés por el acceso a la información, la preocupación por la preservación de la información, y un deseo de proporcionar un espacio común para las diversas comunidades de usuarios. Sin embargo, a pesar de este compromiso continuo, las bibliotecas se muestran a menudo inseguras sobre cómo deben responder a este reto.

Servicios bibliotecarios


Hace unos meses salía un estudio en el que sobre cómo los usuarios de bibliotecas universitarias ven los recursos y servicios en línea titulado “Nos encanta la Biblioteca, pero vivimos en la Web”  que en alguna manera viene a ratificar este tira gráfica del periódico. “El Faro de Vigo”, que ha compartido Xosé Castro. Se trata de una situación que se da muy habitualmente en muchas de nuestras bibliotecas, y en la que nos vemos reflejados muchos de quienes atendemos al público diariamente, en muchas ocasiones he oído esta frase a algunos compañeros... para que invertir tanto en recursos y dedicar tanto tiempo a los procesos técnicos, lo único que quiere la gente es una conexión a internet, ordenadores y la clave de acceso”. Es evidente que el comportamiento del usuario y el ecosistema de la tecnología están cambiando rápidamente, por lo que la comunidad bibliotecaria tiene que” tomar el pulso “de su base de usuarios con el fin de mantener un adecuado nivel de servicios para poder proporcionar la mejor experiencia de usuario.

Tendencias en bibliotecas IFLA 2016

Libraries and Librarianship: IFLA Trend Report 2016 Update Published, The Hague: IFLA, 2016
Este informe de actualización 2016 ha sido encargado por la IFLA para analizar y compartir los resultados de tres años de intenso debate y discusión en la comunidad internacional de bibliotecas. Estas conversaciones de amplio alcance fueron iniciadas con el lanzamiento del informe inicial de la IFLA de tendencia en agosto de 2013 en el Congreso Mundial de Bibliotecas e Información en Singapur.
En 2013, el Informe de tendencias de la IFLA identificó cinco tendencias más alto nivel existente en el proceso de transformación de nuestro entorno global de la información. Estos desarrollos en evolución incluían: el acceso a la información, la educación, la privacidad, nuevas formas de participación digital y la transformación tecnológica. Deliberadamente concebida para encarnar más de una instantánea de las tendencias detectadas, el Informe de Tendencias de la IFLA fue diseñado para servir como un catalizador para la más amplia discusión, análisis y acción a través de la comunidad internacional de bibliotecas.
Desde agosto de 2013, el Informe de Tendencias de la IFLA ha sido traducido a 14 idiomas y ha dado lugar a más de 60 eventos de discusión en 30 países de África, Asia y Oceanía, Europa, América Latina y el Caribe y América del Norte.

La actualización también cumple con la misión original del informe de ser sólo el punto de partida para la reflexión en curso. En él se destacan las cuestiones que no eran perceptibles en el horizonte en el año 2013, como las tecnologías Blockchain o la impresión 3D, además pone en evidencia la importancia de redefinir el papel de las bibliotecas, lo que garantiza la inversión en competencias y mejorar la coordinación en el sector.