12 abr. 2018

Librerías-cafetería. Una guía práctica


Esta guía práctica revisa una treintena de establecimientos de Bretaña, Provenza-Alpes-Costa Azul, Borgoña y Alsacia. Las conclusiones son bastante obvias: acoplando el modelo económico de la librería con el de los cafés/restaurantes, los libreros consiguen una mayor rentabilidad. Por ello, la Agence Régionale du Livre Provence-Alpes-Côte d’Azur ha publicado un estudio sobre el trabajo de las librerías en la fidelización de clientes. Y más concretamente, en torno a la creación de cafés-librerías. Un enfoque para diversificar la oferta y aumentar los ingresos al mismo tiempo.
Durante el siglo XIX, los “salones de actividades de lectura” eran considerados como competidores directamente de las « libraires-diffuseurs » – terminología dada en el momento a las librerías-. Estos salones disponían de grandes espacios  con mesas y sillas, en los se daba la bienvenida a los lectores ávidos de novedades que iban a escuchar a los autores leer en voz alta su textos; también ofrecían bebidas y a veces un pequeño restaurante. Lugares de cultura y intercambios abiertos a todos que desaparecieron gradualmente al final de la I Guerra Mundial.Este modelo de lugar cultural, de intercambios y negocios mixtos, reaparece en 1993 en Guimaëc, Bretaña. Dos antiguos editores unen sus fuerzas y crean el “Caplan&Co”, una cafetería-biblioteca-galería arte; hecho que rápidamente se convierte en una referencia para el sector. Poco a poco este concepto se está expandiendo en otros lugares de Francia, con más o menos de éxito; y hoy en día, hay más de cien lugares que ofrecen este servicio. La librería-cafetería se instaló en las ciudades, en los pueblos, en una isla, en la curva de una carretera de montaña o en la costa; y este modelo se ha adaptado a todos los contextos geográficos y económicos, respondiendo a un deseo expresado por los clientes de las librerías independientes, tal como confirma una encuesta para un estudio realizado por Obsoco en junio de 2013, en el que el 84% de los clientes de librerías consideraban relevante la propuesta de un espacio cafetería/restaurante en su librería.

Les Librairies-café, guide pratique [e-Book]   Agence Régionale du Livre Provence-Alpes-Côte d’Azur, 2018.

Sin embargo, esta diversificación requiere una importante inversión humana y económica en términos de personal, planificación, precios y posicionamiento frente a sus clientes. Por lo tanto, es importante saber cómo comunicar esta nueva oferta, teniendo en cuenta que la librería de café induce a una rotación más importante de las existencias y reduce los plazos de pago de los proveedores.En la actualidad algunos libreros deseosos de fortalecer su atractivo, ampliar y retener a su clientela y mejorar sus beneficios, sienten la necesidad de diversificar su oferta, con el fin de proporcionarles vías concretas de reflexión; así la Agence Régionale du Livre Provence-Alpes-Côte d’Azur propone una colección guías prácticas, cuyo objetivo es presentar los puntos fuertes y las limitaciones del producto o servicios capaces de proporcionar esta diversificación. El enfoque de estas guías es tanto informativo como como económico.


26 ene. 2018

Desenredando la madeja de la edición académica: La relación entre los intereses comerciales, el prestigio académico y la comunicación de la investigación



Desde la Segunda Guerra Mundial, las prácticas editoriales académicas han tenido que hacer frente a enormes cambios en la escala de la empresa de investigación, en la cultura y la gestión de la educación superior y en el ecosistema de comunicación académica. El ritmo del cambio ha sido particularmente rápido en los últimos veinticinco años, gracias a las tecnologías digitales. Esto ha ha conllevado a una situación de creciente divergencia entre los diferentes roles implicados en la edición académica: como medio de difusión del conocimiento validado, como una forma de capital simbólico para la progresión de la carrera académica y como empresa comercial rentable.
El objetivo de este documento informativo es proporcionar una perspectiva histórica que pueda informar sobre los debates de cómo debería ser el futuro de la publicación científica. Se sostiene que la política actual en materia de publicación de acceso abierto y muchas de las demás propuestas para la reforma de la edición científica se han centrado demasiado en las oportunidades y los desafíos financieros de los cambios más recientes en las tecnologías de la comunicación digital y han dado excesiva importancia a las preocupaciones comerciales. Demostrando que las prácticas empresariales y el significado cultural de la publicación académica se han transformado significativamente desde finales del siglo XIX a medida que el aumento de los fondos gubernamentales impulsó la expansión y profesionalización de la comunidad investigadora, un proceso que se aceleró rápidamente después de la Segunda Guerra Mundial. Se examina cómo las prácticas editoriales académicas han respondido al creciente número de investigadores y publicaciones en todo el mundo, a las expectativas cambiantes de la carga de trabajo y los resultados académicos en el sector de la educación superior, y a los nuevos modelos de negocio en la industria editorial. Un fenómeno clave ha sido la creciente importancia de las obras publicadas como muestras de prestigio para los académicos que definen la carrera profesional. Aunque las nuevas tecnologías que surgieron a finales del siglo XX ofrecen un gran potencial para mejorar la velocidad y eficiencia de la comunicación académica, el modelo editorial ha cambiado relativamente poco para adaptarse al nuevo ecosistema.

Fyfe, Aileen and Coate, Kelly and Curry, Stephen and Lawson, Stuart and Moxham, Noah and Røstvik, Camilla Mørk Untangling Academic Publishing: A history of the relationship between commercial interests, academic prestige and the circulation of research., [Report] 



18 dic. 2017

Ciudadanos digitalmente empoderados. Guía para educadores

Nielsen, Lusa “Empowered Digital Citizens Guide for Educators

Es fundamental capacitar a los estudiantes para que se conviertan en aprendices de por vida y  proporcionarles habilidades para afrontar los desafíos futuros de forma ingeniosa y creativa. No se trata de usar herramientas digitales para apoyar estrategias y modelos educativos obsoletos; se trata de aprovechar el potencial de la tecnología para amplificar la capacidad humana de colaboración, creatividad y comunicación.

Las escuelas de la ciudad de Nueva York están preparando el camino para abordar lo que ha sido un problema para los estudiantes de bajos ingresos. La Ley de Protección de Internet para Niños (CIPA) requiere que las escuelas que reciben fondos para estudiantes de bajos ingresos tengan acceso a Internet. Con demasiada frecuencia, las decisiones se guiaban por una cosa: la seguridad. Si bien eso es ciertamente importante, los estudiantes merecen estar preparados para el mundo conectado en el que viven. Afortunadamente, ahora en la ciudad de Nueva York, a las escuelas les será mucho más fácil cerrar la brecha y proporcionar a los estudiantes acceso a los recursos que las escuelas de mayor nivel de ingresos han adoptado desde hace mucho tiempo. Según Mary Beth Hertz “A veces pensamos demasiado sobre el contenido que bloqueamos, y olvidamos que cuando excluimos a los niños de las redes sociales, limitamos sus oportunidades de éxito, de explorar su talento y fortalezas”. Los temas más delicados y de seguridad en la red se abordan mejor a través de la educación que en fijar las esperanzas en una solución tecnológica simple. Si queremos preparar a los estudiantes para el mundo en el que viven, la vida dentro de la escuela debe parecerse a la vida fuera de la escuela. El papel del educador moderno es garantizar que los estudiantes comprendan cómo utilizar los recursos digitales de manera responsable y efectiva para el éxito en la universidad, la carrera profesional y la ciudadanía. Para apoyar a las escuelas en este trabajo, NYC DOE ha creado pautas sobre seguridad en redes sociales, guías para padres y maestros, infografías y libros de actividades para estudiantes. Lisa Nielsen experta en el tema aconseja “Pensar fuera de la prohibición” para aprovechar el poder de la tecnología para aprender, y usar el poder de las redes sociales para dar voz a educadores y estudiantes.
Consejos para gestionar un aula digital:
  • Asegurarse que los asientos le permitan al maestro ver las pantallas de los estudiantes.
  • Usar programas y técnicas para que a los estudiantes se centren en la tarea.
  • Ayudar a los estudiantes a desarrollar estrategias de enfoque.
  • Usar técnicas y herramientas para ayudar a evitar distracciones.
  • Seleccionar programas como Classcraft o gamify para administrar la clase.
Normas ISTE de tecnología educativa para transformar el aprendizaje y la enseñanza
Las normas ISTE funcionan como una hoja de ruta para educadores y líderes educativos audaces e innovadores que desean rediseñar sus escuelas y aulas para el aprendizaje en la era digital, hacia una integración de la tecnología significativa y efectiva.

Uso de Youtube
Youtube es una plataforma efectiva y popular para aprender, crear y publicar. Será importante imgormar a los estudiantes sobrequé hacer si encuentran contenido inapropiado. Además de impartirles lecciones sobre alfabetización mediática y cómo validar contenidos de calidad.
La configuración de YouTube en G Suite permite a los administradores restringir qué videos de YouTube se pueden ver, qué videos pueden aparecer como recomendaciones y qué videos se muestran en los resultados de la búsqueda de YouTube para los usuarios de las aplicaciones con sesión iniciada en una institución.

Medios de comunicación social (Twitter, Facebook,… )
Enseñar a los estudiantes en el uso efectivo de las redes sociales es crucial para que los estudiantes desarrollen alfabetización de noticias, alfabetización mediática y alfabetización general cuando se trata de leer y escribir. Estas plataformas son  donde desarrollan una imagen digital y se encuentran con una audiencia auténtica.
Guía para redes sociales en el aula. Ver

Mensajería instantánea ( iMessage, Yahoo Messenger, Skype)
La mensajería instantánea es una poderosa herramienta para comunicarse y colaborar.

Música (Spotify, Apple Music, Google Play Music)
Los estudiantes viven sus vidas en una banda sonora. Existe un importante cuerpo de investigación que indica que los estudiantes pueden continuar siendo productivos escuchando la música adecuada. No solo eso, sino que también se ha descubierto que la música mejora el estado de ánimo, la productividad y la colaboración. Se debe enseñar que música elegir para mejorar la concentración.

Tomado de: Universo Abierto
Infografía: Tech Learning